Teoría de la Precesión

El concepto de la “Teoría de la Precesión” fue definido por un científico-filósofo llamado Buckminster Fuller, aunque ha sido desarrollado también por otros autores cómo Robert Ronstadt e incluso Napoleon Hill.

Fuller indicaba que dentro de cada problema u obstáculo, existe un indicio de una oportunidad o beneficio igual o incluso mayor.

Lo que la teoría nos quiere decir es que siempre que nos fijamos una meta de cualquier tipo, tendremos una idea general de los pasos que debemos dar y en qué dirección. Aunque siempre, de forma inevitable, nos encontramos con obstáculos inesperados que harán que no podamos seguir en dicha dirección. Por ello, siempre que te tropieces con un obstáculo, podrás encontrar otro camino que te ayudará a conseguir tu objetivo, aunque antes de la consecución, te encontrarás con otro obstáculo que te obligará de nuevo a cambiar de dirección, y así hasta que logres tu meta final.

Por ello, ten en cuenta que te va a suceder varias veces, encontrarás obstáculos que parecerán infranqueables, y sin embargo, con persistencia y flexibilidad, siempre llegarás a tu meta.

El rumbo es tu meta final. Dónde quieres llegar?, qué quieres conseguir?, cuanto quieres ahorrar?, cuanto vas a invertir?, qué rentabilidad obtendrás?. El rumbo siempre será el objetivo final, independientemente de las rutas o direcciones que tengamos que seguir para llegar a él.

Las personas que tienen éxito en sus inversiones (o en el resto de su vida), son aquellos que escriben y visualizan escriben su objetivo por adelantado para después realizar las acciones necesarias para conseguirlo. Por lo tanto, pon manos a la obra. Fija tu rumbo y navega hacia él.